free web hosting | free website | Business Hosting | Free Website Submission | shopping cart | php hosting

ERRORES E IMPRECISIONES EN LAS AUTOPSIAS

CADÁVER UNO.-

No se recogieron larvas de insectos, que aparecieron en la tierra que impregnaba el cuerpo. Folio 1249. (fotografía)

No se estudió el mecanismo que produjo el desprendimiento del antebrazo izquierdo a nivel de la articulación del codo, ni tampoco el mecanismo que hizo que el citado antebrazo aflorara de la fosa, sin que la tierra de encima tal y como se puede apreciar en las fotografías obrantes al sumario- hubiera sido removida. Folio 1249. (fotografía)

Hay que reseñar que, inexplicablemente, casi diez años después, se desconozca cómo pudo desprenderse y emerger de la fosa el antebrazo que motivó, supuestamente, que los cadáveres fueran descubiertos por el colmenero Sr. Aquino.

Tampoco se analizó, ni mandó analizar el porqué faltaba la masa muscular de la parte proximal del antebrazo izquierdo. Folio 1249. (fotografía)

Evidentemente, tenía que existir una importante lesión en el codo izquierdo, dado que se remitió al Instituto Nacional de Toxicología un fragmento cutáneo de la parte posterior del citado codo, para estudio de reacción de vitalidad, pero en el informe de autopsia no se hace la menor mención de esta lesión, ni el probable mecanismo que la produjo.

No se realizó estudio alguno para averiguar porqué la columna vertebral dorsal aparece desarticulada a nivel de la sexta vértebra dorsal (Folio 1256), máxime teniendo en cuenta que el Dr. Ros, en la Diligencia de Levantamiento de Cadáver (Folio 4), informa que: "el cuerpo se encuentra fragmentado en la mitad superior del tronco", es decir, partido. (fotografía)

Tampoco se ha estudiado la solución de continuidad existente en el hemidiafragma izquierdo, desconociéndose sus medidas, importancia y mecanismo de producción. Folio 1257. (fotografía)

Nos se analizaron los pelos, que de apariencia sexual, se pueden apreciar en la fotografía de autopsia del interior de la vagina (fotografía)

Se desconoce la composición de la sustancia de color anaranjado encontrada en el interior del estómago, ya que no se remitió muestra alguna para su estudio y ni tan siquiera se fotografió. Folio 1257.

El estado del proyectil que "hallaron incrustado " en el cráneo se conserva muy bien para haber impactado en un hueso.  (fotografía)  (fotografía)

No se menciona el estado de conservación de las ropas, ni si se aprecian roturas, ni el mecanismo que las hubiera podido producir (utensilios, intervención animal, etc.) (fotografía)

CADÁVER DOS

No se recogieron, identificaron, ni estudiaron las larvas de insectos que aparecieron en la tierra que impregnaba el cuerpo y las ropas. Folio 1269. (fotografía)

Aunque se hace mención en el Informe de Autopsia a "la ausencia de la mano izquierda" (Folio 1269), no se deja constancia alguna en el citado informe del estado real de los huesos del carpo, metacarpo y falanges de la mano izquierda, ni si falta alguno de ellos. Tampoco se sabe el porqué se encuentran diseminados, ni si se han desarticulado en el interior del sudario. Igualmente se desconoce si existen las uñas de los dedos, su estado de conservación y, si han desaparecido, el motivo de ello. Folio 1269 y 1270. (fotografía)

Inexplicablemente, el Dr. Ros, presente en la Diligencia de Levantamiento de Cadáver, no hace mención alguna a la inexistencia de la mano izquierda cuando el Juez le ordena que reconozca el cadáver, al contrario, afirma que tiene las dos: "tiene las manos apelmazadas y pegadas alrededor del cuerpo" (Folio 4). Curiosamente, los miembros de la Guardia Civil presentes en la misma Diligencia si se percatan de ello y lo mencionan en su Diligencia de Inspección Ocular: "Examinados los cuerpos, se puede comprobar que el denominado número DOS le falta la mano izquierda".(Folio 310)

Inconcebiblemente, se describen minuciosamente dos orificios situados en la camiseta y no se hace mención alguna a los tres existentes en la cazadora. Asimismo se obvia la descripción de los elementos y mecanismos de abrochado de las prendas de vestir.(fotografía)

No se determina con certeza si la "destrucción de la parte superior izquierda del tórax" ha sido debida a la intervención animal o a cualquier otro mecanismo, ni se remite muestra alguna para su posterior análisis.(fotografía)

No se explican los motivos por los que "la cubierta cutánea de la parte posterior del cuerpo aparece desprendida"., ni los mecanismos que han podido producirlo.

Respecto a la desaparición de dicha cubierta cutánea en una amplia región que ocupa todo el espacio dorsal y la parte superior de la región lumbar, se "sugiere" la intervención de animales, pero no se remiten muestras para analizar y poderlo comprobar, así como en caso positivo poder determinar con absoluta certeza el animal concreto que ha podido realizarlo. Folio 1274.(fotografía)

Tampoco se ha estudiado el objeto y mecanismo causante de los numerosos hematomas que aparecen en el cadáver, ni tan siquiera de los que tienen los bordes cuadrangulares muy definidos. Folio 1274.(fotografía)

No se ha aclarado quién, cuándo y dónde fue hallado el proyectil que supuestamente provocó la herida mortal. Según los médicos forenses "en un momento posterior y al proceder al cernido e inspección sistemático y rutinario del material contenido en los sudarios, en el correspondiente al cadáver número 2, se halla un proyectil que es puesto a disposición del Juzgador". Folio 1277. No obstante, tal y como consta al Folio 192 no se hace entrega del mismo en el Juzgado hasta cuatro días después: "Don Francisco Ros Plaza comparece a los fines de hacer entrega, de una bala, que ha sido encontrada en el Instituto Anatómico Forense de esta ciudad, al practicarse la segunda autopsia de las tres fallecidas".

No se enviaron a analizar las "pequeñas excrecencias blancas, esféricas", que aparecieron en los alrededores del orificio anal. Extrañamente, el Profesor Frontela no llegó a ver tales excrecencias durante la realización de la segunda autopsia, pese a que no habían sido retiradas para ser enviadas a analizar y que "no se desprenden al deslizar el cuchillete". Folio 1279.

Resulta difícil explicar que seis médicos forenses, entre los que se encuentra un Catedrático de Medicina Legal puedan confundir "ácidos grasos producto de la putrefacción" (según el resultado del análisis realizado posteriormente por el Instituto Nacional de Toxicología cuando es enviado para "identificación") con "un cuerpo extraño de un volumen aproximado de 1 centímetro cúbico, que no se puede identificar mediante el examen macroscópico", y que es encontrado en el interior de la cavidad vaginal "situado en bastante profundidad". Folio 1280.

CADÁVER TRES

No se recogieron ni identificaron muestras de larvas de insectos que aparecieron en la tierra que impregnaba el cuerpo. Folio 1292. (fotografía)

No se estudia ni describe el mecanismo por el que "el brazo derecho aparece separado del tórax, con desarticulación humero-escapular y clavículo-escapular". Folio 1296. (fotografía)

Tampoco se determinan los motivos por los que "existe pérdida de masa cutáneo-muscular en el antebrazo derecho desde su tercio medio hasta la extremidad distal". Folio 1296. (fotografía)

Para los médicos forenses "llama la atención en el primer examen del cuerpo la ausencia de la mano derecha". Folio 1292. Sin embargo, el Dr. Ros, presente en la Diligencia de Levantamiento de Cadáveres, no se percata de ello cuando el Juez le ordena que examine el cuerpo y únicamente hace mención a que "los brazos se encuentran completamente pegados al cuerpo". Curiosamente, los miembros de la Guardia Civil que están presentes en la citada Diligencia si se percatan de la inexistencia de la mano y así lo hacen constar en su Diligencia de Inspección Ocular: "al cadáver número TRES le falta la mano derecha". Folio 310.

No se detallan qué huesos del carpo, metacarpianos y falanges aparecieron diseminados por la bolsa que transportó el cuerpo, cuántos faltan y por qué. Tampoco se hace mención a las uñas de los dedos de la mano derecha, si han desaparecido y por qué. Folios 1292 y 1293.

No se determina el mecanismo que ha podido producir "hematomas rectangulares de 7 x 3 centímetros en la cara posterior de ambas rodillas" Folio 1296.

Sorprende que en la Diligencia de Levantamiento de Cadáveres se afirme que "se procede a la extracción del tercer cadáver, el cual presenta una gran deformación en la cabeza" (Folio 4); que el propio Dr. Ros, presente en la citada Diligencia afirme tras reconocer el cuerpo que "el tercer cadáver extraído tiene la cabeza muy deteriorada" (Folio 4), y que en el Informe de Autopsia no se haga mención alguna a este hecho.(fotografía)

Pese a que los médicos forenses que practicaron la primera autopsia han mostrado su extrañeza por la ausencia de livideces cadavéricas, producto de la ausencia de sangre, no se han extrañado lo más mínimo al hallar en un cadáver de más de dos meses "en el fondo de la parte derecha de la cavidad torácica un derrame de líquido de aspecto hemático con un volumen aproximado de 25 centímetros cúbicos". Pero lo más llamativo es que las muestras que se toman de este líquido se mandan a analizar para estudio toxicológico de drogas y nunca para analizar su composición. Folio 1299. (fotografía)

Resulta sorprendente que seis médicos forenses puedan confundir ácidos grasos producto de la putrefacción con un "objeto encontrado en el interior del estómago" y que es enviado al Instituto Nacional de Toxicología para "identificación". Folio 1302.

Resulta inexplicable que en un cadáver en putrefacción se puedan distinguir reacciones inflamatorias en los bordes de los desgarros vaginales. Folio 1308. (fotografía)

EN LOS TRES CADÁVERES

Se desconoce el número e identificación de los huesos que faltan a cada uno de los cadáveres, así como el mecanismo o motivo que ha provocado su desaparición.

Inconcebiblemente, no existe en los dos reportajes fotográficos de autopsia, realizados por el servicio fotográfico del Instituto Anatómico Forense de Valencia y de personal del Gabinete de Policía Científica de la Guardia Civil, ni una sola fotografía del interior de los cuerpos, ni de ninguno de sus órganos o vísceras.

Resulta inexplicable que no se hallan estudiado y ni siquiera diferenciado los distintos cueros cabelludos:

Cadáver UNO: El cuero cabelludo aparece desprendido encontrándose un amasijo de pelos que corresponde a los cadáveres 1 y 2 en la bolsa de el primer cadáver. Folio 1252.

Cadáver DOS: Junto al cadáver número 2 aparece cuero cabelludo desprendido formando un magma en el que resulta imposible diferenciar su pertenencia a los distintos cuerpos en estudio. Folio 1269. El cuero cabelludo aparece desprendido. Folio 1273.

Cadáver TRES: Junto al cadáver número 3 aparece cuero cabelludo desprendido formando un magma en el que resulta imposible diferenciar macroscópicamente su pertenencia a los distintos cuerpos en estudio. Folio 1292.

Lamentablemente y en contra de cualquier dictado de la ciencia forense, las ropas fueron lavadas, perdiéndose con ello todos muchos probables indicios de interés criminalístico que pudieran existir.

Tampoco se conservaron muestras de la gran cantidad de tierra que había adherida a las ropas y los cuerpos, imposibilitando su comparación con la del lugar donde aparecieron inhumados.(fotografía)

No se consideró de interés el estudio de las larvas, ni los restos de insectos que aparecieron sobre los cuerpos.